1.- Palestina, el país donde nació Jesús

Palestina es el nombre que dieron los romanos al territorio situado entre el mar Mediterráneo y el río Jordán. Es cruce de caminos entre Asia y África. En tiempos de Jesús era paso obligatorio de numerosos viajeros, en especial comerciantes que iban de un sitio a otro para comprar y vender sus productos. La mayoría de los habitantes de Palestina eran de religión judía.

Palestina comprende tres regiones: al norte, Galilea; al centro, Samaria y, al sur, Judea.

Galilea: región donde Jesús vivió y desarrolló su actividad. Su clima es agradable y es rica en tierras de cultivo y pesca.

Samaria: región de montañas medianas. Sus habitantes, llamados samaritanos, estaban mal vistos por los judíos. Jesús los trató con bondad y puso a uno de ellos como ejemplo de amor al prójimo.

Judea: región montañosa con pocas lluvias. De aquí viene el nombre de judíos. Jerusalén era el centro de la región y la ciudad más importante de Palestina.


palestina.gif
2.- Los romanos, dueños del mundo

Palestina estaba ocupada por los romanos y, por tanto, sometida a la autoridad de Roma. Los romanos mantuvieron en su cargo al Rey de Palestina, que en vida de Jesús era Heredes, pero con pocos poderes (autoridad), y permitieron a los judíos practicar su religión.
Pero quien de verdad mandaba era el gobernador romano. Este se ocupaba, ante todo, de mantener el orden con el apoyo del ejército y de cobrar los impuestos.

Cuando nació Jesús, el emperador romano era Augusto. Este, para asegurar el cobro de los impuestos, ordenó que todos los habitantes fueran a empadronarse a la localidad original de su familia. La familia de José provenía de Belén, y María y José tuvieron que viajar de Nazaret a Belén, donde nació Jesús.


22474_los-romanos-al-acecho.jpg
3.- Nazaret, el pueblo de Jesús
Nazaret es un pueblo situado en la región de Galilea. Su paisaje es bonito, sus tierras son buenas para el cultivo y por él pasa un arroyo que, junto a los pozos, abastece de agua a la población. Sus habitantes eran llamados nazarenos. Jesús vivió en Nazaret hasta que cumplió unos treinta años.
La mayoría de los habitantes de Nazaret vivía del campo. Cultivaban trigo, mijo, legumbres, verduras, frutas y vides de uva negra. También había pastores. José, el padre de Jesús, era carpintero. Se supone que, dadas las costumbres de la época, Jesús ayudaba a José en ese trabajo. María se ocupaba de las tareas de la casa.
4.- Las casas

La mayoría de las casas se construía con adobe, hecho de barro y paja, y se cubrían los tejados con ramas secas y arcillas. También había algunas casas de piedra y tejados en forma de azotea. El suelo de las casas era de tierra apisonada. Las casas sencillas solo tenían una habitación en la que dormía toda la familia.

Algunas viviendas estaban construidas en torno a un patio común. En general estaban ocupadas por miembros de una misma familia. El patio era el lugar donde se hacía la vida diaria. La mayoría de las actividades eran compartidas. En el patio había un horno para cocer el pan, una piedra para moler y, en algunos casos, un pozo con agua. También había lugares para guardar los animales y las herramientas de labranza. Por la noche se alumbraban con lámparas de aceite.
5.- La familia
Las familias eran muy numerosas. Tener hijos se consideraba una señal de la bendición de Dios. Era normal que los chicos se casaran entre los catorce y los dieciocho años y las chicas entre los doce y los catorce. Pero ninguno de ellos podía elegir pareja, eran los padres quines decidían las bodas de los hijos. Una vez acordada la fecha de la boda, se dejaba pasar un año para que los novios se conocieran. Tras la boda, la novia se iba a vivir con la familia del marido.
Los hombres trabajaban, en general fuera de casa. La mayoría eran agricultores y pastores. También había pescadores, carpinteros, alfareros, herreros… Las mujeres se ocupaban de preparar la comida, de hacer la ropa, de atender a los niños y de ir a buscar agua y leña. En época de cosecha toda la familia trabajaba en la recolección.
6.- Los niños y las niñas
Los padres contaban a sus hijos historias de la Biblia; les enseñaban a mar a Dios y a la familia, a celebrar las fiestas y a cumplir los deberes religiosos. Los niños iban a la escuela desde los cinco a años doces años. En ella estudiaban lengua y gramática y, sobre todo, la Biblia con la que aprendían a leer y a escribir.
Los niños jugaban en el patio de la casa y en la calle. Tenían juguetes de madrea, de trapo y de barro. Les gustaba lanzar piedras para comprobar su puntería y hacer ruido con silbatos, cascabeles y carracas. Las niñas tenían muñecas de trapo. A todos les gustaba hacer carreras, cantar saltar, bailar y jugar al escondite.
7.- La religión

Los judíos son muy religiosos. Se ven a sí mismos como el pueblo elegido por Dios, tal y como se cuenta en las historias de Abrahán, Moisés, David y los profetas. Consideran sagrados los libros del Antiguo Testamento y se aplican a leerlos y estudiarlos. Fundamentan su conducta en los diez mandamientos, cuyo cumplimiento es señal de ser fieles a Dios y de amarle.

Rezan tres veces al día y celebran el sábado como día de fiesta semanal. A diferencia de los cristianos, los judíos no reconocen a Jesús como el Mesías y siguen esperando su venida.

El templo de Jerusalén era el signo de la presencia de Dios y, por ello, el lugar más sagrado de la tierra. En él se guardaba el arca de la alianza, que contenía las tablas que Dios entregó a Moisés las que estaban escritos los diez mandamientos. En el templo trabajaban centenares de sacerdotes. A él iban en peregrinación judíos de todas partes, especialmente en las grandes fiestas. Cuando Jesús cumplió los doces años, fue al templo de Jerusalén con sus padres para celebrar la fiesta de la Pascua.

Hoy día no queda nada del templo de Jerusalén, salvo un muro ante el que suelen acudir los judíos a rezar.


temple_alec_garrard5b15d.jpg
8.- Las fiestas

La fiesta más importante de los judíos es la Pascua, a comienzos de la primavera. En ella celebran que Dios, por medio de Moisés, los sacó de Egipto y los liberó de la esclavitud. Su celebración comienza la víspera por la noche, en una cena familiar, en la que comen cordero asado y pan sin levadura, y alaban y dan gracias a Dios.

Jesús la víspera de su muerte, celebró esta cena con sus apóstoles y en ella instituyó la Eucaristía.
El sábado es día festivo en la religión judía. Es un día dedicado exclusivamente a honrar a Dios y a descansar.
Estaba prohibido hacer cualquier tipo de trabajo, aún los más insignificantes. Las familias acudían a la sinagoga para rezar, leer pasajes de la Biblia y cantar salmos.


463px-Gottlieb-Jews_Praying_in_the_Synagogue_on_Yom_Kippur.jpg
9.- Las clases sociales
En tiempos de jesús había grandes diferencias entre las personas. La sociedad estaba dividida en clases. Los más ricos eran los terratenientes, dueños de la tierra, y los funcionarios públicos que colaboraban con la autoridad romana. Los más importantes, desde el punto de vista religioso, eran los sacerdotes del templo, cargo que pasaba de padres a hijos.
En la parte más baja de la sociedad estaban los pobres y los enfermos contagiosos. Estos eran despreciados por los demás y apartados de la vida social; no tenían más remedio que mendigar.
Jesús se hizo amigo de los pobres y enfermos, curó a muchos de ellos y los llamó dichosos por ser los preferidos de Dios.
10.- Grupos religiosos

Los sacerdotes: Tenían mucha influencia. Jesús les acusaba de abandonar a los pobres y necesitados.

Los rabínos o maestros: enseñaban la Escritura, pero Jesús decía de ellos que solo buscaban ocupar los puestos más importantes y vivir a costa de los demás.

Los fariseos: Se consideraban mejores que nadie y depreciaban a los que eran como ellos. Jesús los llama hipócritas, porque solo actuaban para que les vieran los demás.

Los saduceos: Exigían cumplir las normas al pie de la letra, aunque ello perjudicara a las personas. Para Jesús era más importante la persona que la norma.

El sanedrín: Estaba formado por 71 representantes religiosos y lo presida el sumo sacerdote. Era la máxima autoridad religiosa. El sanedrín condenó a muerte a Jesús.

sacerdotes.jpg